ALT=

‘Tabib’, un corto sobre el terror de la realidad

Ficciona el caso del "último pediatra de Alepo".

En árabe “médico” se dice “tabib“. Esta forma latinizada es la que da nombre al corto de Carlo D’Ursi. Estrenado el pasado año en diversos festivales, en los que ha ido acumulando premios, se puede ver en cines desde el pasado 20 de abril. El realizador italiano dirige, escribe y produce esta pieza, que cuenta con la colaboración de Cruz Roja Española y el Comité Internacional de la Cruz Roja. Basada en el caso del último pediatra de Alepo, su crudeza es su punto más destacable.

La acción se sitúa en el jueves 5 de mayo de 2016 en el Hospital Al Quds (Jerusalem) de la ciudad siria. Allí, Muhammad Wassim, el último pediatra de la zona, desarrolla su labor junto a fuerzas de Médicos Sin Fronteras. Mientras la desesperación y el desorden cunden en el edificio fruto de ataque aéreos, el doctor mantiene la calma. Le aguarda un niño de 9 años al que operar.

A pesar de que el resto del equipo abandona el lugar por el obvio peligro que representa el permanecer allí, Muhammad Wassim se queda. Desarrollar la operación para salvar al chaval es su única prioridad. Las bombas caídas desde el cielo fueron lanzadas desde aparatos que solo el régimen de Bashar al-Assad y Rusia poseen. El resultado son 27 personas asesinadas. Entre ellas, el tabib y su paciente.

Lo representativo del caso presentado por Tabib es que su protagonista fue realmente el último especialista en medicina infantil de la zona. Los ataques a hospitales son considerados crímenes de guerra. Usando la experiencia de Muhammad Wassim como referencia, el corto da ejemplo de lo que ha ocurrido, ocurre y ocurrirá en Siria, más sin entrar a moralizar.

Compartir