ALT=

Recuerda a Chuck Berry un año después de su muerte con 5 directos

Muchos artistas son contingentes, pero Chuck Berry es necesario.

Nacido en Saint Louis un 18 de octubre de 1926 y muerto hace justo un año en la misma localidad de Missouri, Chuck Berry demostró que el Rock & Roll necesitaba mezclar sangre para conformarse como género. Partiendo del R&B consiguió un sonido revolucionario y muy americano. Menos country y más movido, el afroamericano aportó picante y ritmo. Aquí te traemos un repaso a su carrera y algunos de sus mejores directos.

Maybellene (1958)

El tema es uno de los primeros que puede considerarse Rock & Roll. La condición de pionero que posee Chuck Berry es debida en buena Maybellene. Rompiendo moldes, logró copar la lista de R&B en Billboard, siendo 5ª en la de Rock. Un hito nunca antes logrado por un afroamericano.

Johnny B. Goode con Bruce Springsteen y la E Street Band (1995)

La influencia de Berry en las generaciones posteriores de artistas norteamericanos fue enorme. Antes de que las islas británicas conquistarán el panorama musical mundial, el Rock & Roll de Estados Unidos fue la referencia. De ahí que el de Saint Louis compartiera escenario con muchos artistas más jóvenes que él. En este caso, con otro mítico, bruce Srpingsteen.

Nadine con Keith Richards (1987)

Siguiendo con las colaboraciones sobre el escenario, en 1987 se unió a Keith Richards. Junto al guitarrista de los Stones, interpretó uno de sus singles más conocidos. Nadine fue lo primero que grabó según salió de la cárcel en 1963. Al estilo de Maybellene, narra una persecución de lo más efectiva.

Introducción en el Rock and Roll Hall of Fame (1986)

Los ochenta fueron una época de reconocimiento y declive para Chuck Berry. Quedándose con lo bueno, en 1986 tuvo una excelente introducción en el Salón de la Fama del Rock & Roll, donde le acompañaron compañeros como Keith Richards o Billy Joel. La mecha seguía prendida.

Oh Baby Doll (1957)

Esta grabación de radio de finales de los 60 muestra cómo escucharía un estadounidense cualquiera a Chuck Berry. Canciones livianas, altamente rítmicas y con solos que se asentarían como míticos. La energía era necesaria y el de Missouri sabía como aportarla a través de baile y movimiento.

Compartir