ALT=

Las plumas tan negras de estos pájaros tienen el material más oscuro del planeta

Absorben hasta un 99,65% de la luz.

Hace relativamente poco saltaba a los titulares el Vantablack. Los nanotubos de carbono de esta sustancia son capaces de absorber hasta el 99,965% de la luz que le impacta. El resultado es una negrura casi absoluta que hace que parezca un oscuro agujero en la realidad. Requirió de un intenso trabajo de ingeniería para ser desarrollado. La evolución, siempre un paso por delante, ha conseguido crear un tejido con características similares. Las plumas de las aves del paraíso atrapan solo un 0,01% menos de luz que el material más oscuro creado por el ser humano.

Mientras que las hembras de la especie tienen un color pardo, los machos despliegan un espectacular plumaje. Los tonos brillantes que portan se unen a complicadas danzas de cortejo en trabajados rituales. Dakota E. McCoy, Teresa Feo, Todd Alan Harvey y Richard O. Prum se interesaron por la intensidad del negro de estos pájaros. Así, llevaron a cabo un estudio en el que analizaron la capacidad de absorción de las estructuras naturales.

Al usar el microscopio percibieron que los elementos que componen las plumas formaban un laberinto para los fotones. Un caos espinoso que contrasta con estructuras similares de otras aves, con diseños de tipo fractal. En un artículo de McCoy se comparan las plumas de las aves del paraíso con “una barrera de coral”. Este desorden también contrasta con la composición que presenta el Vantablack.

La ventaja evolutiva que aporta el tono super-oscuro a los machos de las aves del paraíso puede tener que ver con las danzas de cortejo. Al igual que ocurre con la última tecnología televisiva, un negro casi absoluto hace que el resto de colores destaque más en el conjunto. Así, el brillo del que hacen gala los pájaros cuando ligan se magnifica.

Buscar el negro absoluto es una estrategia evolutiva que las aves del paraíso comparten con especies de serpientes y mariposas. La naturaleza sigue sorprendiendo a la ciencia.

Compartir