pingüinos azules Phillip Island

Phillip Island: motor, pingüinos y surf

La isla australiana es famosa por el motor o el surf, pero los pingüinos son sus verdaderas estrellas.

Con solo tres pruebas más en la recámara, el Mundial de MotoGP viaja esta semana de Japón hasta Australia. El escenario en que se correrá la antepenúltima carrera de la competición es una isla del sur australiano, Phillip Island. Un rompeolas natural para la bahía de Western Port, se sitúa muy cerca de Melbourne. El enclave destaca por su circuito, por ser un estupendo lugar para la práctica del surf y… por los pingüinos.

Se trata de los pingüinos azules, también conocidos como pingüinos hada y cuyo nombre científico es Eudyptula minor, que desfilan hasta sus madrigueras tras pasar la jornada cazando peces y sobreviviendo a los predadores en las frías aguas australes. Una atracción turística de primer nivel que ocurre cada anochecer.

Es en las últimas horas del día cuando las pequeñas aves marinas llegan a la playa. Con suma puntualidad, coincidiendo con la caída del sol, todos los días la colonia da su espectáculo. A una velocidad bastante inferior a la de los bólidos y motos que surcan la pista del Gran Prix Circuit de Phillip Island, su paseo puede ser visto desde unos 25$ australianos.

Las fotografías están prohibidas, aunque un sistema de iluminación permite ver a los pingüinos azules. Todo se dispone para no interferir con los pequeños animales en su vuelta al hogar. El acceso se abre una hora antes desde el Centro de visitantes de la atracción.

Cabo Woolamai, referencia del surf australiano

La tercera pata del entretenimiento en Phillip Island, tras la Penguin Parade y el circuito internacional, es el surf. El Cabo Woolamai es una Reserva Nacional del Surf australiana y se ha conformado con el tiempo como uno de los lugares más estables para la práctica de este deporte en Australia.

Y a ti, ¿Qué te tira más: motor, surf o pingüinos?

Compartir

Lo más visto