La Nasa confía en las compañías privadas

La NASA abre las puertas del espacio a las compañías privadas

De un tiempo a esta parte, la agencia espacial por excelencia ha apostado por ello para ahorrar costes.

Orbital ATK está haciendo estos días un reabastecimiento de la Estación Espacial Internacional. Con su cápsula “Cygnus”, llevará provisiones al mayor complejo en el espacio que posee el ser humano. Desde Virginia y a bordo de un Antares, partió esta misión de la NASA llevada a cabo por una de las compañías privadas en las que ha confiado para tareas de este tipo. Con la prueba del Dream Chaser, avión espacial de Sierra Nevada Corporation, se confirma que las corporaciones han llegado para quedarse. Y es que la economía pesa mucho en el mundo actual.

Según un estudio de un centro asociado a la NASA, son millones de dólares los que la agencia se está ahorrando derivando el desarrollo de ciertos proyectos a compañías privadas. De momento y hasta 2018 serán Orbital ATK y SpaceX las encargadas de subir hasta la ISS. Sin embargo, del 2019 al 2024 los contratos se han expandido, siendo Sierra Nevada Corporation una de las agraciadas. En lugar de cápsulas no tripuladas y con destrucción prevista en la reentrada o aparatos parecidos pero rescatables, la apuesta de SpaceX, SNC es una aeronave al estilo transbordador, pero más avanzada.

La NASA baraja muchas opciones para abaratar costes

El Dream Chaser, perseguidor de sueños en español, es un avión espacial que necesita la propulsión de un cohete para salir a órbita y después puede actuar como un aeroplano para tomar tierra. Aunque las lanzaderas de este tipo han sido largamente usadas por la NASA, la reentrada siempre supuso un peligro. Las alta fricción del aire y errores puntuales generaron accidentes sonados. Por ello han sido las compañías privadas las que han tomado la delantera al respecto.

Aunque la NASA ha preferido la nave de Boeing y SpaceX para misiones tripuladas futuras, Sierra Nevada Corporation confía en que la agencia cambie de decisión en el futuro y les incluya como alternativa.

En la época del ahorro, la eficiencia importa tanto como la eficacia.

Compartir