Moby-Dick

‘Moby-Dick’, una inspiración transmedia

Desde la literatura, la novela ha sabido navegar por televisión, cine, radio o cómic.

Desde el “Llamadme Israel” con el que arranca, Moby-Dick se presenta como un clásico. A través de este narrador se cuenta una historia en la los divino y lo humano se dan la mano. Con mucha literatura generada en torno al simbolismo que la obsesión del Capitán Ahab por cazar a una ballena blanca esconde, la novela ha sido trasvasada a otros medios desde principios del siglo XX. Una demostración de la capacidad de maduración que el arte posee, al pasar este escrito de fracaso comercial a indispensable. Una historia atemporal y con tintes bíblicos que no ha parado de servir como inspiración.

Moby-Dick en el cine

Repasar todas los obras que la novela de Herman Melville ha generado es imposible. En el caso del cine, destacan tres proyectos. El primero data de la era del cine mudo. John Barrymore fue el Ahab de esta primera versión de 1926, que tuvo una reedición en 1930 con final feliz. Además de la obsesión cetácea se acentúa el aspecto romántico.

En 1956 se estrenó la adaptación de John Huston, que contaba con Gregory Peck como Ahab. Una gran figura delante de las cámaras que se complementó con la figuración creada por Ray Bradbury, el reputado creador de Crónicas Marcianas. El resultado fue una efectiva película para las masas que no ahondaba tanto en el terreno esotérico como en el terrenal de la novela. Tuvo un cameo muy significativo, el de Orson Welles como el Padre Mapple. Y es que el todoterreno del audiovisual siempre quiso hacer un Moby-Dick cinematográfico a la altura del escrito. Tras la grabación, hoy perdida, de la obra de teatro al respecto, hay otro proyecto del 71 que pudo haber sido llevado a buen puerto, pero que sin embargo volvió a quedar incompleto. La obsesión con la obra de Welles cuadra con su querencia por Shakespeare.

Moby-Dick en la televisión

En este terreno, más que las películas para TV o las series, destacan la intromisiones constantes de la ballena blanca en tramas de capítulos, especialmente en la animación. Sin embargo, en el primer grupo, no se debe olvidar el film para pantalla pequeña de 1998 en el que Gregory Peck tuvo el papel del Padre Mapple. Un papel que le valió el Globo de Oro. Patrick Stewart fue su Capitán Ahab.

Ya en lo episódico, hay dos vertientes claramente diferenciadas. Las versiones suavizadas, como las del Pájaro Loco o las aventuras de Moby-Dick de Hanna-Barbera, y las parodias, que van de Los Picapiedra a Futurama. Esta última ha tenido dos cruces con la ballena. En un primer lugar, en el episodio El día en que la Tierra resistió estúpida, cuando Fry y su falta de coeficiente intelectual salvaron el planeta de unos cerebros espaciales. Los personajes de Melville brotan de los libros de la biblioteca en la que el pelirrojo combate con los supersesos. En segundo, un capítulo de la 6ª temporada lleva la caza al lado de Leela, que se transforma en un Ahab cíclope.

Moby-Dick en la música

Pese a Cantatas e incursiones más orquestales, la expresión asociada a Moby-Dick por excelencia es el tema de Led Zeppelin al que se asigna dicho nombre. Sin voz de por medio, la ballena es representada por pura instrumentalidad. Pertenece al segundo disco de los británicos y en sus versiones en directo la percusión era muy protagonista.

Moby-Dick en la radio

En la era de la ficción radiofónica, varias emisoras emitieron adaptaciones de la novela. Entre ellas estuvo una, como no puede ser de otra manera, de Orson Welles para la CBS. Liderando el elenco del programa The Mercury Summer Theatre, eligió el libreto de Bernard Duffield y se asignó el papel de Ahab. En los últimos años ha sido la BBC 4 quien ha vuelto a llevar a Ishmael y compañía a las ondas, en 2006 y 2010.

Moby-Dick en la escena

Dos producciones serán resaltadas, una reciente y otra añeja. La más nueva fue un éxito inesperado a manos de Julian Rad como escritor y Hilary Adams como directora. Una producción de sala pequeña que fue capaz de ser nominada en tres ocasiones a los Premios Drama Desk 2004. Un hito basado de forma muy libre en la lucha entre el cazador y la ballena.

La obra más antigua es la que lideró Orson Welles. Estrenada en Londres en 1955, ya ha sido referida antes al ser parcialmente grabada por el director. Dividida en dos actos, contó con importantes figuras actorales como Christopher Lee o el propio Welles. Con un estilo minimalista y sin apenas figuración ni vestuario, se trata de una adaptación que dejaba a la imaginación del asistente rellenar la escena. Desde entonces, ha contado con nuevas escenificaciones, como la del Orson Welles Festival de 2014.

Moby-Dick en otras artes

El cómic ha bebido largamente de la épica de Moby-Dick. Marvel ha asaltado varias veces el reto. Al igual que ellos, muchas otras editoriales han llevado a cabo novelas gráficas con mayor o menor fidelidad respecto a las intenciones originales de Herman Melville.

En el terreno de la pintura, Pollock dedicó un cuadro al escrito. De 1943, presenta bastante figuración, en especial en la parte oceánica, de la que después usaría el pintor norteamericano.

Moby-Dick, de Jason Pollock

Moby-Dick, de Jason Pollock. | www.jackson-pollock.org

Compartir

Lo más visto