ALT=

La tortuga punk, en peligro de extinción

El reptil más disruptivo de la naturaleza podría desaparecer.

Malas noticias para la Elusor macrurus. Esta especie de reptiles nativa de Australia fue otrora una popular mascota gracias a las algas que crecen en su cabeza, auténticas crestas Mohawk verdes. El gobierno prohibió que se siguiera atrapando a la tortuga punk, o del Río Mary, para venderla. Pese a ello, la introducción de nuevas especies en la parte oriental de la isla ha provocado que actualmente se sitúe en el puesto 29 de reptiles en peligro de extinción de la Sociedad Zoológica de Londres.

Pese a su aspecto disruptivo, este fósil viviente lo tiene complicado. Pese a que la organización británica sitúe la atención para su conservación en un “nivel medio”, el estado de esta tortuga podría tornarse en crítico rápidamente. Sus crías lo tienen complicado para sobrevivir al enfrentarse a peces extranjeros contra los que no puede competir.

Otra de las complicaciones que tiene la tortuga punk es lo que tarda en madurar. El periodo que va desde el nacimiento hasta la edad adulta en estos reptiles es de unos 25 años. Este tempo reproductivo tan largo supone que las crisis reproductivas que afecten a una generación pueden tardar años en hacerse obvias.

Además de sus algas a modo de pelo, algo que comparten con otras tortugas, es extraordinaria por su antigüedad. La tortuga punk se separo del resto de especies del planeta hace unos 40 millones de años. Esto hace de ella un ejemplar único en el ámbito animal, al igual que muchos otros animales de Australia. Sus ojos azules, como con lentillas de color, y los apéndices bajo su mandíbula hacen que su aspecto sea similar a los rockeros radicales. En lo biológico, son curiosos por poder respirar por la cloaca y poseer una cola casi tan larga como su caparazón.

Sin duda, la tortuga punk es una de las más llamativas que se pueden encontrar en la naturaleza. Con sus crestas, su larga cola y la posibilidad de pasar tres días bajo el agua, su desaparición sería una tragedia biológica.

Compartir