Júpiter y las bellas imágenes de la Sonda Juno

Júpiter, una inesperada musa espacial

La sonda Juno sorprende cada vez más con sus imágenes del gigante gaseoso.

Cada poco tiempo, la sonda Juno envía sus remesas de material a la Tierra. En primer lugar fotografía Júpiter, segundo cuerpo celeste más grande del Sistema Solar. Después envía las imágenes y demás registros a su planeta de origen. Separados por entre 590 y 970 millones de kilómetros, las ondas viajan a toda velocidad por el relativo vacío de nuestro vecindario cósmico. Esto provoca que unos 33-53 minutos después, algún receptor terrestre reciba, desencripte y transforme en algo reconocible para el ser humano las ondulaciones captadas por su antena.

Al cabo de un rato, desayunando, trabajando o repasando el TL, un ser humano cualquiera abrirá un post y se deslumbrará ante la tormentosa belleza de Júpiter. El planeta y sus lunas, lugar elegido por Asimov para situar sus máquinas tan tecnológicamente avanzadas que parecen divinas, destilan expresionismo. Sin ser arte, sino mera naturaleza, cabe agradecer a este planeta algo más que atrapar con su gravedad asteroides que podrían amenazar la Tierra y su generación de sonidos extraños. Estas son algunas de las fotografías tomadas por la nave de la NASA y mostradas a través de la cuenta de Twitter que tiene.

Compartir