ALT=

La ambición marca los objetivos de Toro Rosso Honda para 2018

El director técnico del equipo quiere entrar en el top5 de constructores.

Pierre Gasly y Brendon Hartley tienen a la vista una temporada plagada de incógnitas. Cambiar el motor Renault por el Honda es una apuesta a cara o cruz. Cuando los japoneses se aliaron con McLaren se esperaban unos resultados más que altos. Sin embargo, han sido años oscuros en Woking. La marca nipona nunca estuvo a la altura y sus unidades de potencia no fueron capaces ni de terminar los Grandes Premios en demasiadas ocasiones. Toro Rosso no parece amilanarse y se pone como objetivo entrar entre los 5 mejores constructores.

La mejor baza de los de Faenza es que las temporadas de Honda en McLaren han servido para trillar el motor. Muchas carreras después se adquirió fiabilidad aunque no potencia. Las bases para el éxito de la filial de Red Bull se asentarán en los fracasos del equipo de Fernando Alonso.

La mejora del motor japonés a final de la temporada anterior y el trabajo de entretiempos insuflan de optimismo las palabras de James Key, director técnico de Toro Rosso. La publicación Racer le entrevistó y quedó claro que quieren estar en la zona media y no se resignan a la baja. Que la planificación de la escudería sea a largo plazo no quiere decir que descarten nada: “Que sea complicado no quiere decir que no queramos alcanzarlo (el P5) este año. Por supuesto, queremos alcanzar el mayor éxito con nuestros compañeros de Honda y ellos están apuntando a ese éxito también. Así que estaremos empujando a tope este año”.

Pero lo que interesa a Key es la estabilidad que su colaboración con Honda aporta, en contraste con los cambios continuos de temporadas anteriores: “Podemos diseñar planes a largo plazo, conocemos el motor que tendremos en 2019 y 2020, así que podemos mantener conversaciones tempranas con Honda – algo que ya hemos hecho sobre la dirección a tomar en 2019, por ejemplo”. “Esto marca una diferencia enorme para nosotros”, sentencia. El futuro parece ser brillante en Faenza. Al menos, eso esperan.

Compartir