abuela checa de 90 años

Esta abuela checa de 90 años sí que sabe pintar casas

Pese a su avanzada edad dejó alucinado a su pueblo por la belleza de sus diseños florales.

La edad no incapacita a todo el mundo. Y si no, que se lo pregunten a la buena de Anežka, o Agnes, Kašpárková. Tras toda una vida de trabajar en el campo como agricultora, esta abuela checa de 90 años decidió dar rienda suelta a su creatividad de la mejor forma. Siguiendo la tradición de Moravia, zona en que se ubica su pueblo, cogió brocha y pintura azul. Con sus achaques encima, cuando el tiempo es bueno elige una ventana o una pared blanca y se pone al tajo. Louka ha salido muy beneficiado de ello.

El diseño seleccionado por esta abuela checa de 90 años son las flores. Estas van surgiendo con candidez y sorprendente precisión sobre el alba de los edificios de su localidad. Con calma, el azul va componiendo un juego vegetal apabullante. El lugar preferido de la anciana para plasmar su talento es la capilla de Louka, que cada año va aumentando su decoración externa. Con el tiempo e Internet, el trabajo de Kašpárková se ha convertido en una pequeña atracción turística.

Que la edad no es un número está claro. Pero que no todo el mundo se la toma igual, también. Agnes es un gran ejemplo de ello. Aquí puedes ver cómo desarrolló uno de sus trabajos.

Compartir