ALT=

El chocolate podría desaparecer en 3 décadas por el cambio climático

Una consecuencia más de la subida general de las temperaturas.

El alimento favorito de muchas personas corre peligro. El chocolate podría ver su existencia peligrar en unos 30 o 40 años debido al cambio climático. Así lo afirma un informe de la Administración Oceánica y Atmosférica Nacional de los Estados Unidos. Todo por culpa, no podía ser de otra forma, del cambio climático y la subida de las temperaturas. Pero, por lo que anuncia la NOAA, hay esperanza para los chocolateros.

Según la organización, la zona del ecuador tendrá de aquí a unas 2 décadas un incremento de 2,1 grados Celsius. Aunque pueda parecer leve, esta subida sería una hecatombe para la producción del cacao, especialmente en África. La causa no es el calor en sí, si no el descenso de la humedad. El ascenso de la evaporización puede verse aplacado por las luvvias frecuentes, pero esto no ocurre en Ghana y Costa de Marfil. Y allí se produce más de la mitad del cacao que se consume a nivel global.

Los requerimientos específicos del árbol del cacao, que solo crece en franjas al norte y sur del ecuador, no permiten su explotación en territorios como Estados Unidos. Así, la producción es obligatoriamente exterior. Con todo, este apocalipsis es evitable según la propia NOAA. Si se cambian los métodos de cultivo se podría soventar la situación.

ALT="Chocolate"

Vainas de cacao. || ANN

La forma usada como ejemplo es la cabruca brasileña. Consiste en plantar árboles de corte selvático en las plantaciones de cacao. Al ser más altos que las plantas que dan la materia prima del chocolate, ofrecen sombra, aumentan la humedad y generan nutrientes con sus desperdicios. Una solución ecológica probada. La alternativa que se teme que empleen Ghana y Costa de marfil, sin embargo, es mucho pero para el ecosistema local. Se trata de mover las plantaciones tierra arriba, a las montañas. El problema es que se trata de zonas protegidas.

La lucha por el chocolate parece una de largo plazo. Sin embargo, si no se emplean las herramientas adecuadas, el alimento más goloso podría convertirse en algo del pasado.

Compartir