Sin título

La anciana japonesa que decidió convertirse en un troll de la fotografía

Ha hecho de las poses y situaciones burlonas un arte.

La senectud no tiene por qué ser solamente dar paseos a nietos, biznietos o tomar comida apta para dentaduras postizas y achaques. Los más mayores tienen patente de corso para, una vez sufrida las penurias de la corrección política durante décadas, hacer lo que les dé la gana. Con 89 años, la anciana japonesa Kimiko Nishimoto ha decidido ser una troll. La hilaridad de las composiciones donde aparece es notable. Con unas yonquilatas, simulando un atropello o una caída en bici, haciendo la rana… Todo le vale a esta mujer que se ríe hasta de su sombra si se le presenta la menor oportunidad.

Aunque ahora le guste más la temática floral, estas son algunas de las fotos más divertidas protagonizadas por Kimiko Nishimoto, la abuela más troll de la fotografía.

Compartir