ALT:

El Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas cumple 87 años

El primer avión que aterrizó procedía de Getafe.

El 22 de abril del año 1931, se inauguraba el entonces llamado Aeropuerto Nacional de Madrid, construido para sustituir a los cercanos aeródromos militares de Getafe, Alcalá y Carabanchel. La zona elegida para su edificación comprendía 3.000 kilómetros cuadrados adquiridos por 730.000 pesetas (4.388 euros). El 30 de abril de ese mismo año, se produjo el primer aterrizaje. Se trataba de un avión procedente de Getafe, pilotado por el jefe superior de Aeronáutica de aquel momento, el comandante Ramón Franco Bahamonde. Sin embargo, no fue hasta 1933 cuando comenzaron los primeros vuelos comerciales de la mano de LAPE, cuyas primeras líneas viajaban a Barcelona y Sevilla.

En un principio, el aeropuerto disponía de una sola terminal y el campo de vuelos era de terreno natural, en el que había un círculo blanco donde se leía ‘Madrid’ para guiar así a los pilotos. En 1944 se realizó la primera reforma debido a la afluencia de pasajeros, de manera que se construyó una pista pavimentada que abarcaba 1.400 metros de longitud.

En 1965 el aeropuerto fue rebautizado como Aeropuerto de Madrid-Barajas y seis años después de construyó la Terminal 1. A partir del año 2000, se incentivó el Plan Barajas, que amplió su capacidad hasta 70 millones de pasajeros al año, culminando en 2006 con la puerta en marcha de la Terminal 4. Volvió a ser rebautizado en 2014 como Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas.

El aeropuerto ostenta diferentes récords desde su apertura hasta hoy. Registra el mayor número de pasajeros según datos de Aena, es el que mayor superficie tiene en terminales de pasajeros con 940.000 metros cuadrados y la T4 fue galardonada con dos premios de arquitectura: el Stirling del Real Instituto de Arquitectos Británicos y el Internacional RIBA European Awards 2006.

Compartir