La pesadilla antes de año nuevo de Mariah Carey en Times Square

Mariah Carey era la artista más destacada del show que cada año organiza ABC en Times Square con motivo de Nochevieja. Sin embargo, fallos técnicos con el lip-synk hicieron que la actuación resultara un desastre total, incluyendo la coreografía. La cantante y la producción del programa se han culpado mutuamente por la debacle.

“Esto ha sido… increíble”. La frase con la que Mariah Carey concluyó su paso por el Dick Clark’s New Year’s Rockin’ Eve, el programa que ABC prepara para la Nochevieja desde los años setenta, describe a la perfección las sensaciones que dejó. Y es que las cosas fueron todo lo mal que podían ir para la neoyorquina.

Comenzó con Emotions y no tardó en hacerse evidente que algo estaba fallando. La retransmisión televisiva dejaba claro que el sonido y los labios de Mariah Carey no se sincronizaban. La cantante no supo bien cómo reaccionar y se dedicó a comentar la canción mientras ponía el micrófono al público para salvar los muebles. Los bailarines quedaban en un segundo plano, voluntariosos a la vez que ineficaces.

El segundo tema de Mariah Carey no consiguió que remontara. Subida a una plataforma, comenzó su We Belong Together con pocas ganas. La desidia fue en aumento y en ciertos momentos la cantante bajó el micro y cerró la boca mientras su voz sonaba de fondo. No hubo final apoteósico ya que Carey se limitó a irse, visiblemente molesta, y aprovechó Twitter para dar una primera opinión.

Carey ha asegurado que avisó antes del concierto sobre los fallos que notaba en el sistema de playback, según apunta Daily Mail. En el New York Times, el equipo de producción del Dick Clark’s New Year’s Rockin’ Eve ha señalado que el equipo funcionaba bien y que no tienen ningún interés en “comprometer el éxito de cualquier artista”.

Compartir