Katy Perry y Nicki Minaj dan la sorpresa con ‘Swish Swish’

Katy Perry y Nicki Minaj se han encargado de darle chispa al comienzo de la preventa del nuevo disco de la primera, Witness, con Swish Swish. Esta colaboración deja de lado todo tipo de crítica social para pasarse a un tiempo rápido en sintonía con el estilo de Minaj. Una apuesta mucho más comercial que Bon Appetit o Chained To The Rhythm, apoyada en el tirón que siempre tiene su última compañera en los charts.

Un ritmo rápido y mucha electrónica son las características principales de Swish Swish, que puede contener algún dardo a la enemiga que comparten Katy Perry y Nicki Minaj: Taylor Swift. Ejemplos son versos como: “So keep calm, honey I’ma stick around | For more than a minute, get used to it | Funny my name keeps comin’ outcho mouth”.

Swish Swish está dividido en dos partes muy diferenciadas. En la primera es la nueva jueza de American Idol la encargada de cantar, de forma contenida y muy hablada. Acompañada por una base que persiste durante todo el tema, no hay alardes vocales. Nicki Minaj aparece en el segundo segmento para rapear un rato y dejar claro quién es la jefa. Una actitud chulesca que domina el tema y marca el camino que este quiere recorrer.

La producción de esta colaboración corre a cargo de Duke Dumont. Como curiosidad, la abertura y el cierre de la canción es parte de Star 69 de Fatboy Slim. Un clásico de la música electrónica homenajeado en un tema, Swish Swish, que pretende dar el empujón comercial que tanto necesita Witness tras los tibios éxitos de Bon Appetit y Chained To The Rhythm.

Por otro lado, si los rumores se confirman, se va a poder volver escuchar al tándem Katy Perry/ Nicki Minaj muy pronto. Ambas forman parte de Soft Lips, el próximo sencillo de Clavin Harris, cuyo estreno parece inminente y algunos medios anglosajones sitúan después de los Billboard Music Awards.

Compartir