Ian Anderson: 70 años de flautas y salmones

El escocés Ian Anderson, nacido el 10 de agosto de 1947, cumple 70 años. Líder de la histórica banda Jethro Tull, su figura siempre ha estado rodeada de un misticismo derivado de su peculiar carácter. Su voz, hasta los 80, y su labor con la flauta han generado que el grupo de rock progresivo pase a la historia. A continuación, un repaso a algunos de los hitos del bardo del rock.

Dueto espacial

El 50 aniversario del gran momento de Yuri Gagarin y de la humanidad, en el que el espacio comenzó a ser conquistado, tuvo un homenaje en el que Ian Anderson fue protagonista. Junto a la cosmonauta Cady Coleman, interpretó uno de sus mejores temas de flauta, Boureé. La relación del artista con el espacio ya se mostró en el tema de Jethro Tull For Michael Collins, Jeffrey and me, en el que recuerda al tercero en discordia de la misión Apollo XI.

Magnate de los salmones

Ian Anderson tuvo hasta los noventa un prospero negocio de granjas de salmones. Con decenas de piscifactorías y varias fábricas de procesado, hasta 400 personas estuvieron a su cargo, aunque finalmente decidió vender. Según el músico, fue un “negocio exitoso” pero tampoco un pelotazo.

El Folk más Rock

Una de las características principales de Jethro Tull es la unión que hizo del folk británico y el rock. Realidades que hizo converger y cristalizaron en discos como Minstrel In The Gallery, una muestra absoluta de este tipo concreto de eclecticismo.

Un poderoso flautista autodidacta

El flautista del rock aprendió solo a tocar este instrumento. El poderío con el que asalta cada nota y las inflexiones que realiza son fruto de la técnica del flutter-tonguing, en el que se usa la lengua para jugar con vibratos. Además, introduce su propia voz en muchas ocasiones, en un éxtasis que resultaba muy vistoso en el escenario.

Lo que sea por las cuerdas vocales

Desde los 80, los problemas de garganta han mermado considerablemente la capacidad de cantar de Ian Anderson, con una intervención quirúrgica incluida. Por ello, controla bastante las condiciones en las que interpreta los temas que lleva al escenario y ha acomodado su registro a las posibilidades reales que posee. Él mismo reconoció, ya hace tiempo, que no podría volver a hacer los juegos de voz del pasado.

Las drogas no hacen falta

El escocés afirma que, mientras el resto de músicos se drogaban, él prefería “leer un libro” o ejecutar cualquier otra actividad antes de “hacer lo que hacía el resto”. Sin ápice de corrección política y lamentando también las muertes que el consumo de drogas ha provocado en el mundo del rock, llegó a aseverar en 2004 que “Morrison y Joplin fueron estúpidos” al caer en ese vicio que, finalmente, acabó con sus vidas.

Ian Anderson: Miembro de la Orden del Imperio Británico

Además de ser una leyenda del rock, y precisamente por ello, Ian Anderson es Miembro de la Orden del Imperio Británico. Fue introducido en ella en la remesa de 2008 por la Reina Isabel II debido a los servicios prestados a la música.

Compartir