Caballeros Templarios

Los Caballeros Templarios en el cine

Desde que un viernes 13 de octubre de 1307 fueran capturados, los templarios han sido musas de la ficción.

Philip IV de Francia organizó el arresto de los Caballeros Templarios un 13 de octubre de 1307. La noche entre tal día y el siguiente, las fuerzas francesas contaron con el apoyo papal para parar los pies a una fuerza geopolítica que amenazaba su estabilidad. La leyenda marca que el día de la semana en que esto ocurrió fue un viernes. Una teoría sobre por qué los viernes 13 son el día de la mala suerte en buena parte del mundo occidental parte, precisamente, de esta persecución. Sin embargo, parece que surgió hace bastante poco.

El hecho es que los Caballeros Templarios y su aura de misticismo, debido a su dramática desaparición y a sus lazos con el Santo Grial han llevado a que la Orden de los Pobres Compañeros de Cristo y del Templo de Salomón haya sido tratada con reiteración en la ficción en general y, por extensión, en el cine. Aprovechando que el viernes 13, aquí están unos cuantos films en los que la Orden del Temple brilla especialmente.

Indiana Jones Y La Última Cruzada (1989)

El fondo templario es incuestionable en la tercera parte de la saga de Indiana Jones.

El Reino De Los Cielos (2005)

Los Caballeros Templarios juegan un papel funesto en este film sobre la caída de los Reinos Cruzados a manos de Saladino.

Assassin’s Creed (2016)

Una Orden del Temple muy a lo Illuminati es la principal antagonista de una cinta basada en la longeva saga de videojuegos.

Las series Arn (2007-2008)

Un par de películas escandinavas en que un joven sueco se ve convertido en Caballero Templario. Lo tiene todo.

Templario (2011)

Basada en el asedio al Castillo de Rochester por el Rey John en el siglo XIII, ofrece las necesarias dosis de acción que un film de este tipo promete.

Tetralogía de los Templarios Ciegos (1972-1975)

Gloria para los frikis del terror setentero. La locura de unir a templarios y zombis compone la trama básica de estos films de Amando de Ossorio.

El Enviado (1998)

Dolph Lundgren y el milenarismo tiran de la leyenda templaria para cohesionar algo parecido a un despropósito amalgamado por los músculos del protagonista.

Compartir