burning man

Un hombre muere abrasado en el Burning Man

Un hombre falleció tras lanzarse contra la estructura que da nombre al evento.

El Burning Man es un evento que ha ido creciendo en popularidad desde su creación y que el pasado sábado vivió uno de sus hitos más extraños y tristes. El ambiente hippie y espiritual se rompió este sábado cuando un Joel Mitchell decidió formar parte del gran acto del día, la quema de la efigie denominada “Man”. Lo hizo introduciéndose entre la llamas.

Los efectivos de seguridad desplegados en el recinto de Nevada en que sucede el festival no pudieron evitar que Mitchell se introdujera en su seno. Según señalan medios locales, los miles de asistentes, los bomberos y los equipos sanitarios no pudieron hacer nada durante minutos debido a la debilidad estructural de la estatua de madera. Hasta que no dejaron de caer trozos de esta al suelo, los bomberos no ejecutaron el rescate.

En una situación similar, aunque autoimpuesta y sin sectas célticas de por medio, al desenlace de The Wicker Man, el hombre de 41 años acabó sucumbiendo a las heridas y quemaduras sufridas pese a que fue trasladado rápidamente al hospital tras ser liberado.

Esta actitud no fue motivada por el alcohol, ya que dio negativo en este control. La autopsia deberá confirmar si consumió otro tipo de drogas. En todo caso, Joel Mitchell pasará a formar parte de la historia del Burning Man de la peor manera. Un final digno de la famosa canción de Johnny Cash.

Y tú, ¿has sido testigo alguna vez de una locura similar?

Compartir