Filindeu

Filindeu, la pasta más rara de Italia está en Cerdeña

Si quieres probarla, te lo vas a tener que currar mucho.

Las mujeres de la familia Abraini tienen una misión casi sagrada: seguir creando cada día su Filindeu. Desde la población sarda de Nuoro, repiten el proceso una y otra vez sin que nadie quiera imitarlas. “Los hilos de Dios”, lo que significa el nombre de este tipo de pasta, son extremadamente finos y requieren de una técnica sublime para poder ser realizados.

La sémola se torna en algo parecido a los finos hilos de arroz que últimamente son tan familiares. Sin embargo, la pasta Filindeu es producida enteramente a mano. No es un capricho. Según un reportaje de la BBC, un equipo de la empresa alimentaria Barilla acudió a Cerdeña para comprobar si existía la posibilidad de imitar mecánicamente la habilidad de las Abraini. El resultado fue negativo. No fueron los únicos en acudir a ver cómo se realiza la receta, durante más de dos horas. En la mayoría de los casos, solo queda admiración tras mirar.

Los finísimos y delicados hilos son doblados sobre sí mismos con sutileza para conseguir el intrincado patrón circular final. Al estar tan acotada su producción, consumirlos tiene también su parte ritual. Para tener tu plato de Filindeu, es necesario realizar una peregrinación. Se trata de andar los 33 kilómetros entre Nuoro y Lula en el Festival bienal de San Francisco. se trata de una hazaña demasiado destacada para conseguir probar un plato tan especial.

Mientras cada vez más gente acude a la isla sarda para poder tener su ración de Filindeu, la tradición seguirá viva mientras la familia Abriani continúe manteniendo sus herederas. Una rareza gastronómica de primer nivel en plena mitad del Mediterraneo. Una testificación de que en la era de la tecnificación extrema un par de manos pueden seguir logrando hitos que ni siquiera las más precisas de las máquinas pueden ejecutar.

Compartir