edgar-wright

Edgar Wright: ¿Por qué debes conocerlo?

Edgar Wright cumple hoy 43 años. Un tiempo en el que le ha dado tiempo a crear un estilo de humor audiovisual propio en el que se entremezcla el clásico estilo absurdo inglés y las influencias del cine más comercial de Hollywood. Desde Asylum y Spaced, el realizador ha mostrado un dominio de la acción y el movimiento que ha acompañado a su Trilogía del Cornetto y a su trabajo más conocido, Scott Pilgrim contra el Mundo.

Tras llevar a cabo en sus inicios la insatisfactoria A Fistfull of Fingers, que parodia con un mínimo presupuesto películas western como Por un Puñado de Dólares/A Fistfull os Dollars, Wright consiguió llamar la atención sobre su persona. Diversas colaboraciones en Paramount Comedy Channel y la BBC acabaron juntando finalmente al director con el actor y guionista Simon Pegg, una unión que ha vertebrado la carrera de Wright.

Asylum, y luego Spaced, fueron las primeras opciones que tuvo Edgar Wright de destacar y las aprovechó. En la dirección de Asylum, producción basada en el humor negro y la enfermedad mental, conoció a Pegg. Unos tres años después, Wright conseguiría la dirección de Spaced gracias a Pegg. La sitcom de la BBC supuso un éxito de crítica y añadió al cóctel Wright-Pegg un tercer elemento: Nick Frost.

La consolidación artística

Tras Spaced, Edgar Wright pudo saltar al cine en serio. Lo hizo en 2004 con The Shaun of the Dead, Zombies Party en español. Se trata de una parodia del género zombi y supone la primera película de la Trilogía del Cornetto. Con Romero y Sam Raimi como referencias claras, Wright quiso crear una narración propia que no supusiera un clon de dichos realizadores. Así, hizo converger la comedia romántica y la supervivencia sangrienta. Pese a que es una parodia, u homenaje, destaca la buena realización y los efectos especiales.

Hot Fuzz, o Arma Fatal, es el segundo vértice de la Trilogía del Cornetto. Si Shaun of the Dead representaba el sabor a fresa, por el rojo de la sangre, Hot Fuzz representó el azul del cono sabor nata, dada su temática policial. El metraje de 2007 cuenta con un montaje vertiginoso y entronca producciones como Dos Policías Rebeldes con la bucólica campiña inglesa a la que tanto se refirió The Kinks.

Pegg hace las veces de poli incorruptible y obsesionado con la ley mientras que Nick Frost es un agente sin talento obsesionado con los mismos films de acción que imita Hot Fuzz. El estilo le valió formar parte del Grindhouse de Tarantino y Rodríguez, con el falso tráiler Don't.

Scott Pilgrim y el último Cornetto

La excelente labor de dirección y guion acabó con Wright a las órdenes de la adaptación del cómic Scott Pilgrim, de Bryan Lee O'Malley. El salto a una producción millonaria fue agridulce para el inglés. Por un lado se acusó a Scott Pilgrim contra el Mundo de ser demasiado adolescente y perder el sentido en varias ocasiones, siendo al final un ejercicio de efectismo.

Por otro lado, directores como Quentin Tarantino, en quien se inspiró Edgar Wright para ciertas escenas del metraje, la alabaron. El hecho es que el histrionismo, el gore y la locura en los tiempos y el manejo de la cámara del británico no consiguió hacer de la película sobre indie y exnovias el taquillazo que se esperaba.

Esto no fue un parón en la carrera de Wirght, que fue contratado como coguionista para Las Aventuras de Tintín: El Secreto del Unicornio. Bajo la dirección de Steven Spielberg también estuvieron sus colegas Simon Pegg y Nick Frost, en los papeles de los agentes Hernández y Fernández.

Finalmente, en 2013 llegó el colofón de la trilogía del Cornetto, The World’s End o Bienvenidos al Fin del Mundo. El helado verde, de Pipper Mint, y la ciencia ficción marcan la obra más adulta de Edgar Wright. Los zombies, la acción trepidante y lo núbil dan paso a la crisis de los cuarenta y la decadencia de los personajes de este film.

Todos los estereotipos de la mediana edad se dan la mano en forma de grupo de amigos que se reúnen para logra llevar a cabo “la milla de oro”, un recorrido por 12 pubs en cada uno de los cuales deben beberse una pinta de cerveza. El último es el bar llamado The World’s End. Entretanto, se desata una invasión alienígena que recuerda a los ultracuerpos o a Están Vivos. Un cierre melancólico que conserva el estilo propio de Wright y que, además de con sus colaboradores habituales, cuenta con Rosamund Pike.

El varapalo de Ant-Man y sus próximos proyectos

Ant-Man fue su siguiente proyecto, que pudo haber supuesto el primer megahit al inglés. Sin embargo, diferencias creativas acabaron con Wright dejando el proyecto y siendo sustituido por Peyton Reed. Pese a ello, consiguió créditos como guionista y productor.

Este año verá a una nueva película de Wright estrenarse. Se trata de Baby Driver, una nueva bizarrada del cineasta que entremezclará mafiosos, música y acción. Cuenta con Kevin Spacey y Jon Hamm en su elenco, una garantía de buenas interpretaciones. Se estrenará el 28 de junio de este año. Por otro lado se ha confirmado su dirección para la adaptación de Grasshopper Jungle, novela de Andrew A. Smith, y para la nueva apuesta de animación de DreamWorks, Shadows.

Edgar Wright ha logrado en su trayectoria crear un estilo que mezcla tradición, locura, parodia y humor. Unas formas que dan lugar a tramas y estéticas que rozan lo ridículo en muchas ocasiones, pero que han logrado enganchar a una gran cantidad de público.

Compartir