cobain

Descubre qué contaba Kurt Cobain en estos 9 temas el día en que cumpliría 50 años

Si no se hubiera suicidado, Kurt Cobain habría celebrado hoy su 50 cumpleaños. Sin embargo, su propia personalidad, su salud y las drogas se combinaron para que a los 27 se quitara la vida. Desde entonces el debate de la posición que ocupa en la historia del rock no ha parado. Hay quienes le sitúan en el olimpo y quienes le relegan a un mediano purgatorio. Con todo, su música fue un hit en su momento y marcó la banda sonora de muchos a principios de los noventa. Temas muchas veces extraños y que solían tener una historia algo turbia tras ellos. He aquí 9 ejemplos.

Smells Like Teen Spirit (1991, Nevermind)

Kurt Cobain estaba muchas veces algo fuera del mundo corriente. Por eso no supo hasta que fue demasiado tarde que la pintada que hizo Kathleen Hanna, “Kurt Smells Like Teen Spirit”, no recalcaba su carácter rebelde o revolucionario. Simplemente señalaba que olía a mujer por usar el desodorante de su novia, que efectivamente se llamaba “Teen Spirit”. Respecto al significado de este himno de la Generación X, el propio Cobain explicó en diversas ocasiones que sus letras, en general, eran batiburrillos hechos contrarreloj sin un significado especial.

Lithium (1991, Nevermind)

El litio es algo más que el tercer elemento de la tabla periódica, el metal más ligero y el primero de los alcalinos. No se sabe si su uso para tratar la bipolaridad es el motivo por el que da título a una canción de Nirvana. Lo que es seguro es que la fe cristiana inspiró esta historia en el que un hombre acude a la religión para no suicidarse tras el fallecimiento de su novia. Creer en Dios no es algo que Cobain creyera malo, pues afirmó que: “Siempre he sentido que ciertas personas deben tener a la religión en sus vidas […] Si va a salvar a alguien, está bien”.

About a Girl (1989, Bleach)

Este tema trata sobre dos amores de Kurt Cobain, una novia que tenía por aquel entonces y The Beatles. La chica en cuestión es Tracy Marander, que no supo que la canción versaba sobre su figura hasta un tiempo después de dejarlo con Cobain. Respecto a The Beatles, el líder de Nirvana tenía problemas para homenajear a sus mayores ídolos porque estos, ante todo, eran los máximos representantes del comercial pop. Pese a ello, lo logró con este About a Girl.

Come As You Are (1991, Nevermind)

Este éxito de Nirvana no tiene una historia similar a las anteriores. Casi positivo, el tema estuvo rodeado de polémica porque su riff de guitarra es un plagio del tema Eighties del grupo Killing Joke. Si se interpuso una demanda o no es algo que se desconoce y varía según la fuente consultada. En todo caso, de haber sido ejecutada la denuncia, no llegó a nada. Tras morir Cobain, los miembros de ambas bandas se llevaron bien, como demuestra la colaboración del exbaterista de Nirvana con Killing Joke en 2003.

Rape Me (1994, In Utero)

La crítica descarnada a veces se toma como ensalzamiento de lo denunciado. Esto ocurrió en el caso de Rape Me. Kurt Cobain tuvo que aclarar que la canción no situaba a una mujer pidiendo ser violada, sino todo lo contrario, ya que era el violador quien sufría los abusos en la cárcel. Una venganza musical en la que Nirvana se copió a sí misma, variando ligeramente los acordes de Smells Like Teen Spirit.

In Bloom (1992, Nevermind)

Esta canción de Nirvana tiene dos visiones alternativas. Por un lado su temática alude a los fans externos al grunge que se acercaron a la banda de Seattle, una tendencia que el éxito de Nevermind reafirmó. Por otro lado, parece ser que Kurt Cobain tardó en definir su sexualidad bastante, algo a lo que hace referencia In Bloom, pues el cantante no se amoldaba al estereotipo de belleza que dominaba en su adolescencia. El segundo videoclip del tema parece confirmarlo.

Floyd the Barber (1989, Bleach)

El barbero Floyd era un personaje de The Andy Griffith Show, programa al que Kurt Cobain era bastante aficionado. La mente del cantante transformó al cómico Floyd en un asesino en serie en esta canción. Esta locura caricaturesca que supone una muestra de humor en el depresivo mundo temático de Nirvana.

Compartir