Música

Música

PINK FLOYD Descubre a David Gilmour a través de 5 de sus mejores solos

El 06 Marzo 2017 14:57 por Javier Retuerta
  • 1

    David Gilmour en Pompeya 45 años después. | AP

David Gilmour cumple 71 años en los que ha conseguido consolidarse como una de las mejores guitarras de la historia. Salvador de Pink Floyd ante los delirios de grandeza de Roger Waters, la musicalidad que consiguió crear con su instrumento tras sustituir a Syd Barret en 1968 ha evolucionado desde la psicodelia de A Saurceful Of Secrets y Meedle a la maestría de The Wall, pasando por la introspección de Wish You Were Here. Más allá de qué guitarras tocaba y otro tipo de tecnicismos, lo mejor para conocer a Gilmour es escucharle.

Shine On You Crazy Diamond (Wish You Were Here)

El inicio de uno de los LPs que pugna por ser el mejor de la banda es una muestra de que la sutileza puede ser tan efectiva como, dicho en plata “dar mucha caña”. David Gilmour juega con la batería de Nick Mason y los sintetizadores de Waters y Richar Wright. Una guitarra seductora que da comienzo a un gran homenaje a Syd Barret, miembro caído en desgracia de Pink Floyd debido a una enfermedad mental.

Echoes (Live at Pompeii)

Un tema con leyenda propia que Gilmour sublimó con su trabajo a la guitarra. Los rumores apuntaban, y apuntan hoy en día, a que este tema sobre evolución y con referencias a la abisal obra de Lovecraft estaba pensado para acompañar la escena del viaje a Júpiter del 2001: Una Odisea en el Espacio de Kubrick. Además su parecido con el motivo principal de El Fantasma de la Ópera es sorprendente. De lo que no hay duda es de que Gilmour llevó el ambiente preternatural del tema a otro nivel en Live at Pompeii (a continuación ambas partes, el solo en la primera).

Comfortably Numb (The Wall)

The Wall fue el principio del fin de Pink Floyd. Antes del The Final Cut que acabó con la banda, el canto de cisne del grupo pegó fuerte. En ese drama que salió de la cabeza y las obsesiones de Roger Waters, se encuentra Comfortably Numb. Este nebuloso tema avanza en un delirio provocado por el intento de suicidio del personaje de Pink hasta llegar al que es considerado mejor solo de guitarra de la historia del rock.

High Hopes (The Division Bell)

La etapa sin Waters supuso un nuevo aire para Pink Floyd, con la restauración de Richard Wright, defenestrado por Roger Waters durante The Wall y The Final Cut. Una balada que representa una versión del grupo en la que la influencia de David Gilmour es total, como se demuestra en el fino estilismo del solo con el que se cierra el tema.

One Of These Days (Meedle)

Gilmour y Waters inician este avance de Pink Floyd al ámbito de lo progresivo con unos bajos que acaban desatándose con la guitarra del primero. Potencia y aparente sencillez en una canción instrumental que solo cuenta con una frase, de Nick Mason y distorsionada, “one of these days, ii’m going to cut you in little pieces”, quizá en referencia a Careful With That Axe Eugene. Un tema que usa la estructura básica de acelerar hasta llegar al clímax y parar en seco, efectivo y elegante. Por ello, One Of These Days sería la canción de telediario perfecta.

He olvidado mi contraseña

Los campos marcados con * son obligatorios
Tu email nunca será publicado.
Los campos marcados con * son obligatorios
Tu email nunca será publicado.
Los campos marcados con * son obligatorios
Tu email nunca será publicado.
Una vez registrado podrás escribir tus comentarios.