ANIVERSARIO MUERTE David Bowie, el productor que salvó a Lou Reed e Iggy Pop

  • 1

    David Bowie, Iggy Pop y Lou Reed. | Twitter

Hoy hace un año que David Bowie murió y recordamos su figura de productor, que reflotó a artistas como Lou Reed o Iggy Pop.

Peleas, discusiones, borracheras, besos, cenas, reuniones, homenajes, desintoxicaciones… Ayuda. David Bowie no solo fue cantante, actor o coleccionista de arte, también fue productor. Desde los primeros momentos de su carrera tuvo un radar cultural activado que le llevó a interaccionar con otras figuras importantes de su generación. Sin su intervención, hoy Lou Reed o Iggy Pop posiblemente no serían nadie. Al menos, no serían lo mismo.

10 de enero de 2017, primer aniversario de la muerte de David Bowie. Dos días antes, el 8, habría cumplido 70 años. Lejos queda un 1971 en el que la droga corría como el agua en casi cualquier ambiente. Una moda con la heroína, el LSD y el speed como protagonistas que se llevó a muchos por delante. Las estrellas del rock tenían un hueco especial en aquella espiral de vicio. Estar colocado catalizaba la creatividad en muchas ocasiones. David Bowie, Lou Reed e Iggy Pop estaban en distintos estados vitales pero compartían adicciones.

Mientras preparaba todo para que Ziggy Stardust y sus Spider from Mars aterrizaran en el olimpo musical, Bowie tenía claro a quien admiraba. Era un trabajador incasable, según Iggy, a pesar de sus vicios. Si alguien le gustaba, no iba a permitir que cayera porque estuviera colocado o las discográficas no le hicieran caso.

Así, David Bowie fue a Nueva York en aquel 1971 a firmar un contrato con RCA. Una discográfica potente que no iba a dejarle escapar. Para David Robert Jones supuso una oportunidad no solo de triunfar, sino de ejercer su poder como producto. Convenció a los jefazos para que produjeran a Lou Reed y se convirtió, casi literalmente, en tutor de Iggy Pop & The Stooges.

Lou Reed y Bowie, amor a primera vista

En el caso de Lou Reed, la admiración de Bowie llegó a través de la Velvet Undergroud y Andy Warhol, al que llegó a dedicar una canción en Hunky Dory. Ambos compartían la ambigüedad sexual como método comercial, ambos tuvieron problemas graves con las drogas y ambos son personajes clave en la historia del rock.

Expulsado de la Velvet, Lou Reed se encontraba trabajando junto a su padre. Eran sus horas más bajas. La situación no mejoró demasiado en un primer momento, con el fracaso de su debut en solitario Lou Reed. Tras esto Bowie y el guitarrista Mick Ronson tomaron las riendas, produciendo y participando en la grabación.

El resultado es Transformer. Walk on the Wild Side o Perfect Day son los singles más conocidos de este LP que hizo triunfar al neoyorquino. Lou Reed forma un tridente de poetas, junto a Dylan y Cohen, que usaron la música para dar rienda suelta a su lírica. Figuras que han conformado gran parte de la cultura popular del último cuarto del siglo XX. La relación Reed/Bowie tuvo altibajos, pero todo acabó bien.

Iggy Pop y David Bowie, una relación salvadora

El líder de Iggy &The Stooges estaba a principios de los setenta en una situación complicada. Se comportaba como un salvaje y no era capaz de gestionar su éxito. Por suerte, David Bowie era su primer fan y acudió al rescate. “De David Bowie aprendí a no desperdiciar ninguna pieza” afirma Iggy en Rolling Stone. El cantante ha llegado a señalar que Bowie le salvó de la auto-aniquilación.

David Bowie no solo produjo Raw Power, sino que lo remezcló. Esto causo mucha polémica, aunque con los años Iggy reconoció que lo que hizo El Duque Blanco fue forzarles a alcanzar su potencial real. Los dos se fueron más tarde a Berlín para dejar la cocaína. Una etapa muy fructífera para ambos en la que la Iguana generó The Idiot y Lust For Live, dos de sus trabajos más conocidos. En ambos David Bowie ayudó con la producción, composición e interpretación. Ejemplos claros de esta colaboración son temas como The Passenger y Lust For Live.

Otras relaciones

Bowie continuó conociendo el panorama musical que le rodeaba toda su carrera. Así, produjo en el 74 y junto a Mick Ronson el Weren’t Born a Man de Dana Gillespie. La cantante y actriz previamente había puesto coros a It Ain’t Easy de Ziggy Stardust And the Spiders Form Mars. Años después se declararía fan de The Pixies.

En su gira Outside Tour, de 1995, puso a Nine Inch Nails como su banda de apoyo en Estados Unidos, lo que ayudó al grupo de Trent Reznor a consolidarse. También en esa época produjo y dio apoyo en la grabación a Ava Cherry & the Astronettes. Más allá va la influencia de Bowie en el éxito de Arcade Fire, que afirman que fue el inglés quien “hizo la banda posible”. A través de colaboraciones y diversos apoyos, David Bowie fue uno de los primeros valedores de los canadienses.

Lo polifacético hecho artista

Conociendo lo anterior no es extraño que el mundo de la cultura se muestre agradecido con David Bowie. Incluso antes de su muerte, diferentes muestras ya homenajeaban al inglés. Entre estas sobresale David Bowie is, activa desde 2013 y comisariada por el Victoria and Albert Museum. Con más de un millón y medio de visitantes es la exposición más visitada de la historia del museo.

Más de 300 objetos componen una colección proveniente del David Bowie Archive. La exposición internacional ha recorrido diversos países desde su apertura y llegará a España, en el barcelonés Museu del Disseny de Barcelona, el próximo 25 de mayo. Las entradas se pondrán a la venta el día antes del aniversario de la muerte del artista, el 9 de enero de 2017.

Y es que David Bowie es una de las figuras más influyentes en la historia del rock. No solo por sus variadas personalidades musicales, ni por sus éxitos comerciales, sino porque cuando vio talento supo exigirle que saliera a flote.

He olvidado mi contraseña

Los campos marcados con * son obligatorios
Tu email nunca será publicado.
Los campos marcados con * son obligatorios
Tu email nunca será publicado.
Los campos marcados con * son obligatorios
Tu email nunca será publicado.
Una vez registrado podrás escribir tus comentarios.